Escritores de la LUNA: 11 de noviembre

Hola luneros, aquí tienen los escritos ganadores del pasado #Escritoresdelaluna. Espero los disfruten.

Twitter

La vida es un día a la vez
La vida es un instante
Es ese viaje, ese beso, esa sonrisa
Momentos que revives una y otra vez en tu cabeza

La vida… no hay que tomarla tan enserio

Un corazón roto, un adiós, un beso de despedida
¿Te fuiste o realidad nunca estuviste aquí?
Tal vez lo único que nos pertenece ahora son los recuerdos

¿Qué sería de nosotros si no pudiéramos recordar?
Seríamos menos apegados al pasado
Tendríamos menos ilusiones, menos fantasías del hubiera… Un hubiera que solo existe en nuestra memoria
Pero qué bonito es recordar
Porque recordar sin duda, es volver a vivir

Sentimental
Probablemente esta noche me sienta sentimental
La soledad, la lejanía de la familia
El día a día, todo eso me pone sentimental
Mas sin embargo, sonrío
Sonrío porque existo
Sonrío porque cada día hay algo por lo que estar agradecida
Sonrío porque no estoy donde quisiera estar aún
Pero estoy más cerca que ayer
Y soy feliz, más feliz que ayer y disfruto la vida
Porque de todo esto se trata la vida.
Autora: Samantha Díaz


Instagram

Y no ví los inicios de su fuego, pero ella me comento que venía de las cenizas, que se quemó entre escombros y problemas, pero mientras más se consumía ella lograba fortalecer su fuego. Es admirable, no me imagino su proceso, sin embargo, hoy veo su vuelo, veo el poder de sus alas, el de su sonrisa y de sus llamas, es una fénix que sé que no importará lo que se complique la vida, ella saldrá victoriosa y más porque sabe que no va sola, muchos cuidamos su vuelo y protegeremos su fuego.”

Autora: Julieta ♥️
Para: Una Fénix


Facebook

En ese dia de lluvia, que nuestras lágrimas disimuló.
Los truenos danzantes se mezclaban con el sonido de los corazones palpitantes.
La tristeza nos inundaba como el gris al cielo profundo.

El ruido de una calle resonaba en nuestros oídos.
Pero entre todo el caos resaltó una voz.
“¡Alto!” gritó, no nos detuvimos, sabíamos que correr era la única opción.

Desesperada aquella voz gritó, nuevamente, un grito de dolor.
“En nombre del amor”

Sin pensarlo nos detuvimos, como si esa frase nos hubiera paralizado.
Esto no tiene sentido, nuestro mundo estaba perdido y el amor era lo único que aún nos mantenía vivos.

Ese día aprendimos, quek ni con el corazón roto íbamos a ser vencidos.
Aquél día una nueva historia comenzó, pues esta vez el amor propio creaba la mejor historia de amor.

Autora: Ale Mashiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s