El destino

Miro por la ventana del destino.

Veo quién fui y quién soy.

He buscado mi camino todo este tiempo.

Y aquí me encuentro.

Es un gran laberinto.

El cuál no afrontaré sola.

Sólo debo mirar más allá de los árboles y las montañas.

Y deberé seguir todos esos pasos que me esperan.

El cuento de mi alma

Toco mi alma.

Señalo quién soy.

Y aquí estoy.

Viviendo de ese amor que tanto había soñado y esperado.

Mi alma me cuenta durante las noches todo lo que ha llorado durante ese camino.

Y me dice que ya no llorará nunca más.

Y en esas noches, mi alma descansa.

Porque ella canta lo que realmente siente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s