El encuentro

EL ENCUENTRO

Eran las tres y él aún no llegaba.

Se había retrasado.

No era un encuentro muy lejano.

Ella se había preparado para él, como nunca lo había hecho en su vida.

Sus ojos celestes brillaban a la par del sol.

El calor del verano era fuerte.

Lo vio girando en la esquina del bar, viniendo hacia ella.

Así fue como lo vio con un traje blanco, alto y perfumado.

Hablaron de lo que hacían, del día y de otras cosas.

Nunca se sintieron tan plenos.

El humor los rodeaba.

Sus mejillas coloradas estaban.

Así fue el encuentro de su almas, en el que se encontraban.

Esa tarde, en ese bar de verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s