Escritores de la Luna: 20 de noviembre

Instagram:

Me perdí al perderte, no te miento que la vida me parecía un vago recuerdo del ayer.
Y, aunque parezca imposible tú y yo no somos dos. No es que yo sea conformista. No es que tu intelectualidad no me convenciera a quedarme una noche más a escuchar los diálogos de Platón provenientes de tu boca. No fueron tus besos añejos, tus brazos débiles, mucho menos tu torpe caminar, tampoco fue él quien que me pidió que te abandonara.
Te lo digo con franqueza, aferrarme a cualquiera de los dos ahora sería una burla al tiempo. Pero te juro que ya no caigo rendida ante su tez morena, ni en sus verdes ojos. Su voz ronca ya no tiene efecto sobre mi piel.
Me alejo porque las circunstancias y la lógica me lo gritan en el eco del silencio, pero ten por seguro que, de tu piel canela, la constelación de tus ojos y del mar de tus palabras ni en mil años los olvido.

Autor: Poeta Incongruente


Recostada en el jardín de su casa, sus ojos brillosos añoran ese momento; puede observar las mismas estrellas de aquel día, esas que infinitamente supieron congelar su tiempo. Sus dedos marcan ese cielo tan intenso, lleno de sueños y suspiros, de sollozo y regocijo. Puede sentir sus manos y su cálido brazo que cruza sobre su hombro; ese susurro al oído en el que le contaba historias, relatos de esos que ni por un instante dejaba de atender. Sus miradas pícaras, su respiración húmeda, sus manos entrelazadas y un vaivén de caricias, enamoraban el conticinio del último súbito de la noche. La luna estaba presente, siempre brillosa, siempre imponente. Pero ahí está ella inmersa. Sola, sumida en el mismísimo silencio, en esa incertidumbre, en ese juego de dudas y recuerdos. La desesperación comienza a dar su encanto, se sienta y vuelve a observar, comienza a buscar su estrella; entre tantas implora encontrarla, sabe que es medio absurdo, pero insiste.

Cuando está por desistir, una luz se hace presente, allí puede verla y entonces comienza a sentir, ríe. Al fin lo encontró, ese deseo tan magnífico y cortés, esa esperanza de que todo estaría bien, al fin se hizo presente.

Autor: María Florencia Aguirre


Facebook:

Silencio.

Silencio: ausencia de sonidos…
estado ideal para escuchar
la voz interior del alma, del corazón.
El silencio susurra a mi oído
me acusa,
me recrimina,
me aplaude,
me anima…
me da pequeñas dosis de aliento
y me ayuda
a corregir lo corregible
a perdonar lo perdonable
y a elegir un mejor vivir.
Este silencio que me pide a gritos
no abandonar la batalla.
Este silencio que sube el tono
y me canta para decirme:
¡No te detengas!
¡Sigue de frente!
Sigue y no mires atrás,
¡Saca del baúl las alas
que un día decidiste guardar
y vuela!
¡¡¡Vuela alto a tu nuevo horizonte!!!
¡¡Que nunca es tarde para empezar!!

Autor :Magdalena Hernández.

Escrito por

México. UNAM. Vicepresidenta de Lunatura. CI en Seguros Monterrey. Lectora, escritora, melómana, amante de las series, los perritos, spotify, el té y el sushi.

Un comentario sobre “Escritores de la Luna: 20 de noviembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s