¿Hablamos de diversidad? : Sense8

Liberación y (de)construcción: “Sense8” es una serie con significado y carga social en la que se muestra un universo con saltos evolutivos poniendo en perspectiva el poliamor, la identidad y diversidad sexual, y diversidad cultural. La fusión del miedo a lo desconocido y la persecución.

Producida por Netflix y dirigida por Andy y Lana Wachowski, los actores exponen escénicamente temas o cuestionamientos que son parte de los procesos individuales y colectivos que intentan generar una reflexión sobre la diversidad.

Sin juicios, sin explicaciones innecesarias, sin límites territoriales ni sensoriales, y desde la empatía, Sense8 empieza por enlistar a los personajes haciendo un repaso de sus características y las de sus países. Desde ahí se da a conocer el punto de inflexión: La diversidad en su sentido más amplio.

Sense8

Nomi Marks, orgullosa mujer transgénero, blogger y activista (“hacktivista”, según su propia definición). Lito Rodríguez, actor español que radica en la Ciudad de México, tiene un gran secreto que no se atreve a contar aún. Sun Bak es una empresaria en Seúl, experta en artes marciales y con lazos familiares que no se atreve a romper. Will Gorski es un policía que reside en Chicago. Wolfgang Bogdanow es un criminal que vive en Berlín. Kala Dandekar es farmacéutica en Bombay y una hindú muy fiel a su religión. Capheus Onyango, conductor de un autobús en Nairobi, carismático, optimista y seguidor de las causas justas. Riley Blue, DJ islanesa con un pasado que la dejó marcada y por el cual no se atreve a regresar a su país de origen.

Enriqueciendo la perspectiva, me atrevo a decir que los personajes son más que sus propias etiquetas: El aprendizaje del amor incondicional que guía y acompaña, la comparación sensorial entre cuerpos, la lucha incansable contra los estereotipos, la aniquilación de quien persigue ambiciosamente. Las guerras: Contra el racismo, la homofobia, el (poli)amor, el hambre, el agua.

No quieres entender nada, porque etiquetar es lo opuesto de entender. […] ¿Te refieres a quién soy? ¿Quién soy? ¿Mi origen? ¿Lo que podría llegar a ser? ¿Lo que hago? ¿Lo que hice? ¿Lo que sueño? ¿Lo que hago? ¿Lo que hice? ¿Quieres decir… lo que ves? ¿Lo que vi? ¿Lo que ves o lo que vi? ¿Lo que temo o lo que sueño? ¿Lo que hago? ¿Lo que hice? ¿Lo que temo? ¿Lo que sueño? ¿Lo que podría llegar a ser? ¿Te refieres a quien amo? ¿A quien amo? ¿Lo que perdí? ¿Te refieres a lo que perdí? ¿Quién soy? ¿Quién soy? ¿Quién soy? Supongo que soy… lo mismo que tú, ni mejor ni peor; porque nadie fue ni será jamás exactamente igual a mí ni a ti.

Los personajes principales son denominados homo sensorium, los cuales tienen el “poder” de compartir sentimientos, emociones, pensamientos y habilidades con los miembros de su círculo: Ocho desconocidos alrededor del mundo conectados entre sí que son capaces de “visitarse” unos a otros, no físicamente sino como una proyección astral.

Sense8 arranca así: Como una aventura entre personas diferentes que viven entre sombras y luchan contra una organización secreta que intenta erradicarlos con la ayuda de sus propios congéneres, y culmina con un ejercicio de conciencia, una especie de autocrítica que pretende rescatar las raíces más íntimas mediante un pretexto para detonar preguntas:

¿Cómo se comunican los cuerpos? ¿quiénes somos, y por qué juzgamos a otros sin comprender primero? ¿a qué obstáculos se enfrentan cuando el silencio corrompe? ¿cómo podemos escuchar a quien exige ser escuchado? ¿cómo permitir que otros entren y cómo entrar? ¿quién habla cuando los deseos se hacen presentes?

¿Cómo colectivizar la intimidad? ¿Por qué colectivizarlo? Estas preguntas rondan alrededor de toda la trama de la serie: ¿Realmente es importante explicarles a los otros por qué decidimos cambiar nuestro cuerpo, por qué amamos a quien amamos y por qué buscamos la visibilidad, aprendizaje y aceptación?

Así que hoy marcharé por esa parte de mí que alguna vez tuvo miedo de marchar, y por toda esa gente que no puede marchar, gente que vive como vivía yo. Hoy marcharé para recordar que no soy solo yo, sino también <<nosotros>>. Y marcharemos con orgullo.

La forma en que nuestro pensamiento cambia y también nuestros cuerpos y anhelos. Cómo hacemos frente a nuestros valores y luchas, por qué luchar contra los prejuicios y los estereotipos. Por qué la empatía podría salvarnos como personas y como sociedad. La intensidad del amor y su máxima expresión que comienza desde el análisis de un cuerpo y termina en la comunicación intercultural: adaptación social e integración cultural.

Es bien sabido que cada cultura tiene sus normas, prohibiciones y tabúes; es por ello que cada quién expresa su amor y promueve sus propios modelos. Cuando las relaciones heteronormativas se desvían, muchas de ellas viven o prefieren vivir en la clandestinidad. Es preciso que derivado de esta premisa, se haga necesario reivindicar nuestro derecho a amar a quien queramos y de construir nuestras relaciones desde la libertad.

Para ser sincero nunca tuve tanto miedo como ahora. Toda mi vida debí fingir ser lo que no era; para llegar a ser quien quería ser, no podía ser el que era. […] ¿Por qué tenía tanto miedo de decirlo? Porque sé que hay gente que le tiene miedo a la gente distinta, y admitir que era distinto y negarme a fingir que era lo que no era, podía costarme mi profesión de fingir, lo cual es muy raro, si lo piensas bien; pero lo hice, lo hice.

No se trata solamente de cuestionar los estereotipos, normas, ideas y formas que nos han sido impuestas sobre nuestro cuerpo, nuestros roles y nuestra manera de amar. También hay que (de)construirnos y liberarnos, entender a nuestro cuerpo como una acumulación de historias y procesos que busca día a día la manera de contar a otros lo que sucede dentro y fuera de él.

“Vivimos en un mundo que desconfía de los sentimientos. Una y otra vez se nos recuerda que valen menos que la razón, que los sentimientos son infantiles, irresponsables, peligrosos. Se nos enseña a ignorarlos, controlarlos o negarlos. No entendemos qué son, de dónde vienen ni por qué parecen conocernos mejor que nosotros mismos. Pero si tienes suerte, mucha suerte, llega un sentimiento que cambia todo”.

sense8 (1)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s