Top 6: Escritoras españolas contemporáneas (Parte II)

Cuando recibí la sugerencia para escribir un “Top” en Lunatura, inmediatamente me entró comezón por definir ese término: ¿Qué hace “top” a una escritora, a una pintora, a una persona? ¿Ser muy conocida? ¿Tener un libro muy leído, una canción muy escuchada? ¿Vender muchos “best-sellers”? ¿Que sea “diferente” a las y los demás? ¿No adaptarse a algunas normas? ¿Adaptarse demasiado?

En los “Top” caben, sin duda, una grandísima variedad de características, pero una cosa es cierta en todos los casos: Que alguien más se atreva a sugerirte algunos autores y autoras, y lo acompañe con algunos títulos, nos impulsa el deseo de descifrarlo. Quizá la fuerza del término es lo que nos lleva a querer generar ese contraste con lo que leemos, escuchamos, observamos, y lo que otros y otras son capaces de percibir.

En mi caso, la mayor parte de mi lista de escritoras españolas contemporáneas son aquellas con las que he tenido cercanía alguna: Libros, imágenes o al menos un texto. Sin embargo, en varios casos tuve que ir más allá del simple hallazgo. Me contagié de ese mismo anhelo y me adentré en su mundo. Yo también quise contarles de las escritoras que me han abierto las puertas en más de una ocasión y en donde me he quedado para contemplar su interior por mucho tiempo. Pueden leer la primera parte aquí.

photo_2019-06-05_15-21-45

De todas las posibles definiciones de “top”, Patricia Benito (Las Palmas, 1978) encaja en la de ser una escritora conocida, aunque nunca ha sido uno de sus objetivos. Sus referentes han sido sus compañeras Irene X, María Vera, Nerea Delgado, Alejandra Pizarnik, entre otras.

Sus poemas son carne viva que araña, desgarra y cuando abres los ojos, te ha sabido reconstruir. De esa misma manera ella escribe: Llorando, pasándola mal, con un nudo en el estómago y también en la garganta. Sentir es la única forma de encontrarse y, para ella, la única forma de escribir.

Y es que no sé cómo llegar a ti
sin que te vayas.
No sé si debo huir
cuando me llamas.
No sé quedarme cerca
cuando me abrazas.
No sé mirarte lento
si no me calmas.

Patricia Benito es una voz feminista que se rige a través de la empatía: “Casi siempre es mejor dar que recibir, y no estoy hablando de sexo; no solo de sexo. La reina de mi casa es una gata coja que no para de ronronear. La empatía debería mover el mundo, no solo el mío”.

Ha escrito dos libros, el primero “Primero de poeta” es un recuento de “hubieras” y de cada uno de los pasos que se no atrevió a dar: “Son todos mis errores. Y mi cura”, dice la autora. El segundo, en cambio, es más bien una despedida. La autora avanza con frascos llenos de luciérnagas haciendo un atento registro de lo que sucede dentro de ella y en su entorno.

Los días en que somos incapaces de decir “estoy bien”, cuando no hemos aprendido a arrancarnos la piel ni a auto descubrirnos, acudimos a la poesía. Es ella la guía para concebirnos desde el caos y explorar el viaje frente al espejo, pero no hay que permitirnos dejarlo ahí. Para sanar, hay que crear, aprender a poner cada sentimiento en su lugar y partir desde ahí.

Las obras de Patricia Benito son todos esos caminos recorridos y sus enseñanzas durante y después de cada duelo.

photo_2019-06-05_15-21-48
En la vida, aprendes a pedir deseos cada vez que tienes oportunidad: Antes de apagar las velas o durante el paso de una estrella fugaz. Escribir es algo similar a ello, con la pequeña diferencia de que las palabras llegan sin advertencia y no queda más que escucharlas merodear hasta que toman forma.

Alejandra Remón es un imán de deseos que equilibra el rigor poético con la vehemencia que provoca leerla. Siempre en busca de la grieta, su escritura desarma porque cada palabra está acomodada de tal forma que podamos gritar el silencio sin miedo a la verdad.

No sé si lo sabes, pero
el miedo y el orgullo son
los culpables de que el
mundo haya perdido historias
de amor maravillosas.

Su estilo sencillo e íntimo nos hace preguntarnos si realmente conocemos todo de nosotros o si, más allá de una exploración interna, se trata de cuestionarnos lo que sucede a nuestro alrededor y obviar lo profundo.

Alejandra G. Remón (Calahorra, La Rioja, 1985) inició a escribir alrededor de los diez años entre el orden y desorden de pensamientos y emociones que inundaron sus diarios y libretas. Desde entonces, comenzó a navegar en el mundo digital; inició con un blog en donde compartía su contenido y posteriormente fue abarcando las demás redes sociales. Sin embargo, Instagram fue su lienzo definitivo debido a que su gusto por la fotografía ha podido ser plasmado ahí.

A veces te odio. Sé que odiar es muy feo. Quizás te odio ahora más que antes, con años de por medio, porque no sé cómo denominar a este sentimiento. Tu cicatriz me supura y me corrompe. Tus acciones me convirtieron en quien no era. Yo no era así. Yo jamás había sentido pánico por los hechos o las palabras, por las amistades o las decisiones de alguien a quien quería, pero a través de tus actos, lo hice. Ya no he vuelto a ser la misma.

Alejandra siempre insiste en que el lenguaje utilizado en la poesía y en los libros debe ser entendible: “La sencillez del lenguaje es lo que más cala porque llegas a todo el mundo”.

Sus libros publicados son:
– Cuando nadie mira
– Todas aquellas veces y otros asuntos pendientes

photo_2019-06-05_15-21-52

Lo confieso: A pesar de ser una lectora de poesía más o menos constante, no me había atrevido a asomarme a los libros de Loreto Sesma. Conocía apenas algunas líneas hasta que decidí naufragar y fui muy cautelosa al hacerlo: Sigilosa, atenta como quien observa todo por primera vez.

Loreto Sesma, junto con las escritoras anteriores, tiene una característica en particular con las demás: Ser una escritora conocida, entendida por muchos lectores que buscan en la poesía un lenguaje asequible.

El amor no es un bálsamo que cure la herida incipiente,
cascada de sangre y caída reciente.
El amor no es la respuesta del pasado
ni configurador de futuros seguros contratados al catálogo.
[…]
El amor eres tú porque no quiero que sea nadie más.

Loreto Sesma Gotor nació en Zaragoza, España, en 1996. Ha desarrollado su talento como periodista y escritora. Su estilo se acerca al lirismo convencional y cuyo roce continuo es la poesía. Algunas veces utiliza frases cortas cargadas de mensajes directos que dejan pensando a quien las lee si realmente ella les da voz a los sentimientos o si sucede al revés.

Empleo la lengua para diez mil fines distintos,
ninguno de ellos es para pedir permiso.

Cuando ella escribe, pareciera que tiene en mente todo metódicamente estructurado; muchos hablan de su poesía porque han encontrado ahí dentro una sinfonía de voces que acomodan cada palabra en su sitio para darles el espacio que merecen.

“No escribo tanto porque me guste, que también, sino porque es lo único que me ayuda de verdad, y crear poesía es una forma fácil y barata de ‘vomitar’ mi tristeza”, comenta.

Sus libros publicados son:
– Naufragio en la 338 (2014)
– 317 kilómetros y dos salidas de emergencia (2015)
– Amor revólver (2016)
– Alzar el duelo
– La princesa

 

Todo puede pasar. En este caso, he transitado tantos días en espacios plenamente ajenos que me han quedado unas ganas genuinas de permanecer y acariciar cada pared sin mancharla. Cuando hay trabajos tan impecables, sólo queda adaptarse y renacer desde ahí, sin vestidos ni maquillaje.

Me gusta pensar que después de esta invitación, aunque parecen varias, abastecerán sus libreros de un lenguaje poderosamente metafórico y poético. Fluir, estimular y enriquecer nuestras propias frecuencias; llenar al tope cajones con papeles salvajes y anotaciones audaces; cuestionar nuestro sentir mucho más terrenal, más corpóreo, nos hará dejar de idealizar la literatura como estereotipo engañoso.

Celebremos los espacios en los que las mujeres escriben y sienten y viven por gusto y derecho propio. Celebremos, leyéndolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s