Escritores de la luna: 1 de Mayo

¡Aquí de nuevo con uno de nuestros espacios favoritos! Otro miércoles que pasa nos deja este obsequio de leer autores que recién comienzan, y quien sabe, el día de mañana sigamos apoyando. Sin más, aquí los más votados de esta semana.

Facebook


 

A todos mis amigos poetas.

Tus versos.

Me sirvo tus versos calientes, los tomo entre mis ojos, bebiendo sus letras y ahogando mi voz, entre comas y puntos, deletreo cada una de las pecas de las i latinas,formadas en vocablos que riman y besan el reflejo del cristal converso,que lee y devora la prosa en cuartillas.
Imagino imaginas me escribes y escribes y editas palabras buscando sinónimos.
Cada renglón es caricia tangible e imagen que envuelve mi figura desnuda.
Sorbo despacio, me salto los puntos aparte.
Leo y te veo en metáforas, en fantasías saboreando hasta la última gota del punto final.

 

–  Beatriz Lorena

 

Instagram


 

La primera vez que lo vio no sintió nada. Ella era un caos, su corazón estaba resentido y su mente abrumada; tenía una resaca emocional que no le permitió ver el brillo en los ojos de él cuando la miró.
El recuerdo del primer encuentro quedó olvidado en su memoria, pero él la seguía recordando. Sin querer, había nacido un sentimiento. La segunda vez que lo vio, esa noche calurosa de verano, ella lo anheló; pero al pasar los días se negaba constantemente a los sentimientos que florecían en su interior. Su corazón indeciso y lastimado aún no podía cerrar las heridas del pasado; no quería volver al abismo de dolor que tiempo atrás la había destrozado, pero cada sonrisa que él le provocaba borraba cada lágrima derramada. No quería aceptar ese sentimiento que a veces es tan colosal que nos intimida y nos confunde, que nos revuelve los pensamientos y nos paraliza. No podía aceptar que lo que sentía era real y era mutuo.
Poniendo en segundo lugar el miedo a fracasar, ella dejó que todo fluyera y decidió darse una oportunidad de ser feliz.
–  @Nahirreyna
Twitter

 

Se entretejan las emociones, un volcán indescriptible de sentimientos, la libélula con luz opaca y olor a primavera, las palabras que se arrastran en una implacable corriente de melancolía, el tormentoso tornado que pasa y calcina los huesos, la vida que se escapa entre telarañas viejas de la revolución de nuestro violento amor y un triste poemario que ya no habla de amor. Por los miles de poemas que no te escribí, por todas las palabras que se me quedaron a media garganta, por todo lo que no disfrutamos, por todas las lágrimas que dimos sin valor alguno, por el corazón que late entre tus costillas, por esta vida, por este cielo, por esta tierra, por estar vivos y porque, sin querer, sin buscarlo, cruzamos nuestros caminos, no niego que fue bueno, fue bueno, aprender a amarte después de todo, quedarme en el lecho de tus deseos cada madrugada, pero aún mejor, fue aprender a amarme después de la tormenta tropical que dejaste.

 

–  Yai

Escrito por

21 veranos, fanática de la lectura y los deportes, enamorada del arte e intento de escritora. En mi tiempo libre sueño con ser un Avenger. -Carax en Lunatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s