Escritores de la Luna: 3 de abril

¡Holi! Estamos de vuelta con más hermosos escritos de nuestro especial #EscritoresDeLaLuna.

Facebook:

Hoy puede que te estés extrañando. Si. Extrañas a tu antiguo Yo, aquel que sonreía y regalaba abrazos, pero que hoy los necesita más que nunca.
Hoy extrañas tus boberías y locas aventuras, hoy mientras estás en esa habitación oscura y vacía, donde lo único que se escucha es tu respiración entre cortada.

Apuesto, a que ni si quiera has comido en todo el día, te sientes vacío y agotado.
Te duele todo, especialmente la espalda y el alma. Estas roto y no sabes que hacer, no sabes como continuar.

Te diré algo, mañana será otro día, mañana podrás empezar a buscarte, pero hoy está bien que llores, que grites y patalees, que abraces a tu almohada y llores más fuerte; mañana cuando el día empiece podrás intentar llegar a tu antiguo Yo, ese pequeño, esa pequeña con ganas de alcanzar sus sueños.

Recuerda querido extraño, que aunque no sepa donde está sufriendo ahora. Quiero verte alcanzar tus sueños, quiero verte triunfar alto, muy alto. Quiero que logres alcanzar la felicidad que tanto anhelas.

Esta bien que está noche llores o que llores otras noches más, pero no te rindas, no te des por vencido, aún hay un largo camino por recorrer y te quiero ver triunfando.
Autora: Yami Godoy

Instagram:

Si escojo levantarme, es porque he aprendido a quererme.
Si vuelvo a querer, no es por haya sanado, es porque sé que es cuestión de tiempo, estar bien.
Si me permito llorar, es porque sé, que pronto sonreiré, incluso con lágrimas en los ojos, lo haré.
Esa es la confianza que me tengo y la que quiero tener.
Quiero ser mi mayor proyecto y si es necesario, mi principal apoyo también.

Autora: @mileorellanoo

Twitter:

Aves de paso
Algunas personas llegan de improviso, tocan y cambian tu vida.
Pero luego se van, llevándose tanto, te dejan mucho y a la vez tan poco.
No vuelven… nunca.
Porque no pueden, porque no quieren o tal vez porque no deben.
Extienden sus alas, emprenden su vuelo y no vuelven a mirar hacia atrás.
Sin importar que atrás quedemos nosotros, esperando una señal que recompense nuestra fe, en la esperanza de un reencuentro futuro y no muy lejano;
el cual vivirá o al menos tratará de sobrevivir en nuestra mente, pues no sucederá.
Autora: Laura P. Flores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s