Reseña: Rayuela

“La novela que nos interesa no es la que va colocando los personajes en la situación, sino que instala la situación en los personajes. Con lo cual éstos dejan de ser personajes para volverse personas.”

-Capítulo 115.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve. Cielo. Rayuela.

Recientemente, el 12 de febrero para ser más exactos/as, se cumplieron 35 años de la muerte de Julio Cortázar. Por eso mismo, recordando la fecha, decidí dedicar mi entrada de hoy a una reseña y recomendación de Rayuela, publicada en julio de 1963, una de las obras latinoamericanas vanguardistas más simbólicas.

Open_Book_Emoji_largeLo que debes saber de: Rayuela

Ésta trata de la relación de Oliveira y La Maga, los personajes principales sobre los que gira la historia, y sus amores (y cicatrices) anteriores; las reuniones del Club de la Serpiente, un grupo de amigos formado por intelectuales, que transcurren entre blues, vodka y fragmentos de la obra de Morelli (quien suele describirse como un álter ego del propio Cortázar dentro de su obra); paseos y caminatas por la ciudad de París y la búsqueda de respuestas a preguntas infinitas.

sticker,375x360.u1Formas de leerla

Para dar una presentación correcta a la novela, debemos tener en cuenta que hay varias formas de leerla:

  1. La forma tradicional, en la que se puede leer secuencialmente de principio a fin.
  2. La forma propuesta por el propio autor, según la cual pueden leerse los capítulos 1 a 56 (divididos en Del lado de allá y Del lado de acá, denominaciones que se refieren a París y Buenos Aires, relativamente), no teniendo en cuenta los siguientes (del 57 al 155), esta última parte llamada De otros lados.
  3. Abriendo el libro en cualquiera de sus capítulos y pasando a cualquiera de los siguientes.
  4. Comenzando en el capítulo 73 y continuando según el orden propuesto al principio del libro, también ideado por el autor.

¿Por qué comento que es una novela vanguardista?

Teniendo en cuenta que las vanguardias rompieron con lo considerado “normal” hasta la época, podemos asegurar que Rayuela resulta un claro ejemplo de vanguardia debido a muchas razones.

La estructura.

Hasta el momento, las novelas eran lineales, empezando en el principio y terminando en un fin, como la mayoría de los típicos libros que podemos leer hasta hoy en día. Julio rompió con esta estructura impuesta dando un nuevo orden a la lectura, una temática que se repite en su siguiente obra 62 / Modelo para armar. Asimismo, la narración resulta una especie de collage en el que se incluyen capítulos tristes, felices, capítulos narrados mitad prosa mitad versos (o la conjunción de ambos), las notas de Morelli, notas periodísticas, fragmentos de obras de otros autores, etc.

El juego de palabras.

La escritura. Sin duda, ésta es uno de los mayores desafíos para aquellos que deseen adentrarse en el mundo de Rayuela. Leer y releer el mismo párrafo (si no el mismo capítulo) varias veces es necesario para terminar de entender a qué se refiere el autor con lo plasmado en las palabras. Rebuscada unión de laberintos de palabras, la escritura resulta intrigante en varios pasajes.

Los personajes.

Si hay algo que puede resultar llamativo en esta novela, son los personajes y las relaciones que se crean entre ellos, dándonos otro aspecto para considerarla vanguardista. Por ejemplo, puede considerarse particular la relación que mantienen Oliveira y la Maga. Él es un hombre lógico, que busca encontrar el por qué, aunque no sabe a qué, ni tampoco sabe si lo que busca es eso (¿o qué?). Es alguien que piensa antes de hacer, con el peso de saber que hacer algo implica no hacer otra cosa. Del lado contrario está la Maga, una mujer joven y vivaz cuya primer reacción es hacer y no preocuparse tanto por ello o por lo que sigue. Ésto lo podemos ver en su propia historia: decidida a estudiar canto, viaja a París con su pequeño bebé Rocamadour (Carlos Francisco en Uruguay, su país de origen) en tercera clase y sin algún ingreso económico, sin saber nada sobre criar a un hijo. Es distraída e ingenua, no tiene el nivel intelectual que posee el resto del Club y muchas veces siente esto como una desventaja frente a sus amigos. Para sintetizar esta contraposición, una de mis citas favoritas de la Maga:

—Partís del principio —dijo la Maga—. Qué complicado. Vos sos como el testigo, sos el que va al museo y mira los cuadros. Quiero decir que los cuadros están ahí y vos en el museo, cerca y lejos al mismo tiempo. Yo soy un cuadro, Rocamadour es un cuadro. Etienne es un cuadro, esta pieza es un cuadro. Vos creés que estás en esta pieza pero no estás. Vos estás mirando la pieza, no estás en la pieza.

-Capítulo 3.

Para agregar a esta última cuestión de los personajes, se encuentra el hecho de que éstos están marcados cada uno de una forma diferente, con sus propios problemas sin solución, sus trastornos y sus humores. Desde el punto de vista anímico (y un tanto psicológico), se hace notar la cuestión de que los personajes están tristes la mayor parte del tiempo, con escenas de llanto redundante durante las reuniones del Club de la Serpiente.

El amor.

Si buscamos en casi cualquier novela con tintes románticos escrita hasta el momento, la literatura referente al amor era una donde el amor era puro, sentimental, sensible, incluso heroico, o no era amor. Ésto se rompe completamente en Rayuela. Como ya expliqué, el amor dispar entre Oliveira y la Maga es el que atraviesa la narración. Sin embargo, este se particulariza por no ser el amor planteado hasta el momento: es uno que pasa más por el acompañamiento entre los personajes, sin una muestra de enamoramiento por parte de Oliveira, en contraste con la gran entrega sentimental de parte de la Maga, hecho que podemos notar en citas como:

“[…] me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado, (…), para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero.”

-Pensamientos de Oliveira sobre la Maga, capítulo 93.

También hay fragmentos donde puede interpretarse que Oliveira siente miedo de caer en un amor estructurado:

¿Por qué stop? Por miedo de empezar las fabricaciones, son tan fáciles. Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, los atas con ayuda de palabras, perras negras, y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo.”

-Capítulo 93.

Además, el amor en Rayuela se ve plagado de momentos donde solo se atraviesa tanto de celos y posesión, como de erotismo y deseo entre personajes, principalmente entre la Maga y Horacio. Esto se deja claro en capítulos como el 5, el 27 o el 68, que relatan escenas de sexo.

800_julio-cortazarSobre el autor.

Julio Cortázar es el genio detrás de esta obra. Nació en Bruselas en 1914 y, luego de una infancia agitada por el contexto de la Primera Guerra Mundial, cuatro años más tarde su familia finalmente llegó a Argentina, residiendo el resto de su infancia en el barrio porteña de Banfield.

Durante su juventud estudió Letras y Magisterio, siendo profesor más tarde en escuelas de diferentes ciudades del interior de la Provincia de Buenos Aires. Hacia 1951 se mudó a París y comenzó a escribir. Este último movimiento fue clave en su estilo de escritura: como podemos ver en Rayuela y otras de sus obras, el paisaje y los personajes se ven fuertemente influenciados por la magia y el entorno parisino.

En los años ’80, Cortázar regresó a Argentina por última vez. Gracias al éxito de sus textos, el público rioplatense lo recibió con alegría y admiración. A diferencia de ello, el gobierno y las autoridades resultaron indiferentes dado a las fuertes diferencias con el autor.

Finalmente falleció en febrero de 1984, luego de regresar a París, estando enfermo de leucemia.

enhanced-27654-1412715016-7

¿Por qué recomiendo leer esta novela?

Bien, esta es la parte donde esperan que elogie el libro y mande al público a leerlo. Sin embargo, me gustaría aclarar antes que es una novela pesada, con muchas idas y vueltas. Personalmente, me tomó mucho tiempo de lectura y análisis, aún estando acostumbrada a leer no solo en general sino también al autor. Antes de adentrarnos en la lectura debemos tener en cuenta que quizá nos resulte aburrida, y que el mismo Cortázar llegó a odiarla (no es chiste, quizá en otra entrada amplíe más al respecto).

En caso de querer leerla, ¡Adelante! Estamos frente a uno de los textos más renombrados y típicos en el ámbito de vanguardia, así como en la literatura en general. Es una novela que trasciende épocas y continúa siendo una obra maestra literaria, que marcó un antes y un después en la forma de escribir, tanto por su contenido como por su estructura. Una vez que le tomamos el ritmo, es imposible no querer continuar con la lectura y descubrir qué sucede en el siguiente capítulo.

Hasta la próxima, ¡Buena semana!

Escrito por

Estudiante de biotecnología aficionada a la lectura, la escritura y las películas. Feminista radical. Pueden encontrarme en Twitter como @agusd__

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s