Frases de: La tregua

¡Hola, queridos luneros! En esta ocasión les tengo un compendio de frases que obtuve de La tregua, escrito por Mario Benedetti. Conforme las lean, se darán cuenta que el estado de ánimo y pensamiento del autor es muy revelador en estas frases y el orden en que suceden las cosas. Les estoy escribiendo una recomendación para que sepan mejor de qué trata y también se animen a leerlo. Mientras, disfrútenlas y compártanlas.

-Yo me digo que no, que no es el ocio lo que preciso sino el derecho de trabajar en aquello que quiero.

-La muerte es una tediosa experiencia; para los demás, sobre todo para los demás.

-Acaso mirábamos demasiado los números, las sumas, las restas,  y no teníamos tiempo para mirarnos nosotros.

-Una prueba más de que es posible ser más convincente en los sueños que en la realidad.

-y, cuando hacíamos el , parecía que cada duro se correspondía con un blando hueco de ella.

-¿Sabe que usted es culpable de una de las crisis más importantes de mi vida?

-Después de todo es un alivio volver a besar en la boca y con confianza y con cariño.

-Porque hay una cosa cierta y es que la quiero. Esto lo escribo solo para mi, así que no importa que suene cursi. Es la verdad. Punto.

-Para mirar los diarios hay que bajar los ojos.

-También siento un leve resquemor frente a lo cursi; a mí lo cursi me parece justamente eso: andar siempre con el corazón en la mano.

-y, cuando hacíamos el , parecía que cada duro se correspondía con un blando hueco de ella.

-Es que me hace mucho mal no tenerte aquí, o que no me tengas allí, es lo mismo.

-Te quiero porque estás hecho de buena madera.

-Porque si bien mi corazón se siente, generoso, alegre, renovado, sin ella volvería a ser un corazón definitivamente envejecido.

-Creo que en esto sentimos igual. Tenemos imperiosa necesidad de decirnos todo. Yo hablo con ella como si hablara conmigo mismo.

-Durante varios lustros hemos sido serenos, objetivos, pero la objetividad es inofensiva, no sirve para cambiar el mundo.

-Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.

Escrito por

México. UNAM. Vicepresidenta de Lunatura. CI en Seguros Monterrey. Lectora, escritora, melómana, amante de las series, los perritos, spotify, el té y el sushi.

Un comentario sobre “Frases de: La tregua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s