Historias de Halloween (3/3)

¡Feliz Halloween! Hoy se celebra en muchos lugares del mundo, la noche de brujas, Halloween o la noche más aterradora del año. Como lo vimos en entradas anteriores, la celebración tiene un origen y algunas de las historias más populares. Y es que esta noche es ideal para contar, leer, ver películas de terror e incluso acudir a ciertos lugares donde los monstruos reviven nuestros más profundos miedos.

Es por eso que hoy les dejaré la tercera parte de esta compilación de historias. Disfrutenla y ojalá puedan dormir tranquilos. Comenzamos.

 

Las brujas de Praga

En todas las culturas las brujas son una parte fundamental de la mitología o las historias de suspenso o miedo, esto porque sus poderes, e cree, son diversos y con el objetivo de matar o perjudicar, así como hechizar. En república Checa el mito dice que las Brujas están en las montañas haciendo diversos rituales, entre ellos algunos embrujos. Aunque su historia se remonta a  la época de La Inquisición, ya que en este tiempo mataron muchas Brujas y se dice que sus espíritus se quedaron a cobrar venganza.

De aquí surge la noche de la quema de brujas en la República Checa y se dice que durante esta noche (30 abril a 1 mayo) vagan por todos lados. Los checos tienen la creencia  de protegerse de ellas con una serie de amuletos (como las hojas de helecho), pero sobre todo con fogatas para quemarlas. Esta idea pasó de generación en generación hasta convertirse en una festividad. Entonces este día, todo el país prende hogueras para quemar brujas de trapo y paja para demostrar que no les tienen miedo. Las mujeres y niñas suelen bailar alrededor del fuego.

 

Jack el destripador

En 1888, el distrito de Whitechapel era uno de los barrios más pobres. Calles lúgubres, bares mugrosos y diversos burdeles con mujeres cuya única forma de supervivencia era la prostitución.  Este fue el lugar que escogió el asesino Jack.

Solo fueron cinco asesinatos, pero las escenas eran tan dantescas que era inimaginable que un ser humano cometiera ese tipo de crímenes. La primera víctima de Jack El Destripador fue localizada el 31 de agosto de 1888, su nombre era Ane Mare Nichols de oficio prostituta, le había seccionado la tráquea y el esófago con un arma blanca. Además tenía las vísceras esparcidas en el cuerpo. Las otras cuatro víctimas también eran prostitutas.Su segunda víctima fue Annie Chapman, sus intestinos estaban a un lado del cuerpo sobre su hombro derecho, y una parte de su estómago se encontraba junto al hombro izquierdo.

En un solo día, Jack El Destripador cometió otros dos asesinatos. Esto fue el 30 de septiembre de 1888 y sus víctimas también eran prostitutas. Elizabeth Stride, la primera de ellas, fue encontrada con una sola herida que atravesaba el cuello de lado a lado. Se cree que fue interrumpido mientras la degollaba porque no se había ensañado tanto. Y la segunda al parecer fue asesinada media hora después, su nombre era Catherine Eddowes, y en esta ocasión sí se ensañó  porque la degolló, le mutiló la cara, le arrancó la nariz y tenía una herida que iba desde la vagina hasta el esternón, además le extrajo un riñón.

Su último crimen fue el peor de todos. Es uno de los asesinos más temibles de la historia. Durante un mes hubo cierta calma en el distrito y fue hasta el 9 de noviembre que apareció muerta la quinta víctima de Jack El Destripador. Era Marie Jane Kelly, una joven prostituta de 21 años. La encontraron en su habitación con el cuerpo completamente cercenado y se dice que sus senos, corazón y ojos fueron encontrados sobre una mesa. Los órganos estaban esparcidos a su alrededor y las paredes manchadas de sangre. Con este crimen atroz se escapó el asesino y nunca fue identificado.

 

El vampiro de Düsseldorf

Peter Kürten, inmortalizado en los anales de la crónica negra de Alemania como el Vampiro de Düsseldorf era un animal salvaje. Su crueldad estaba desbocada. No atendía a patrón alguno, ni siquiera a uno tan primario y bárbaro como el de Jack. Su forma de actuar apuntaba más a una fiera rabiosa que a un hombre. Solo en el último año se había ensañado con mujeres, niñas y hombres. Degollaba, violaba, cosía a tijeretazos a sus víctimas o las molía usando un martillo. Luego a muchas de ellas (como se desvelaría más tarde) les sorbía la sangre.

Cuando reconoció su historial delictivo que palidecía lo que sospechaban los agentes. Kürten era en realidad un viejo conocido de la justicia alemana. Desde muy joven había dado tumbos por diferentes prisiones para cumplir condenas por robos, deserción, agresiones, fraude, provocar incendios de forma intencionada… Hasta sumar en 1930 cerca de 30 detenciones.

Desde pequeño daría sus primeras muestras de sadismo: maltrataba animales y hacía gala de un carácter violento y explosivo. Según algunas versiones, con menos de diez años habría asesinado a dos de sus compañeros. Supuestamente los ahogó mientas se bañaban en el río.

Durante los años siguientes se sucederían crímenes igual de terribles. Una de las razones que supuestamente llevaba a Kürten a asesinar era el placer que le producía ver la sangre de la gente que mataba. Para perpetrar sus ataques empleaba tijeras, martillos, estrangulaba… Entre sus víctimas se cuentan dos hermanas de cinco y 13 años a las que engañó primero y asesinó y mutiló después. El apodo de Vampiro de Düsseldorf  lo ganó porque en ocasiones chupaba la sangre de los cadáveres que dejó en su deriva criminal.

 

Escrito por

Orgullosamente UNAM. Empedernida fangirl. Lectora sin límite. Escritora con cuchillo. Viajera incansable. Melómana diversa. Comunicadora de lo bueno. Soñadora por siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s