Volver en el tiempo

Volvamos al momento en que no dolía ser yo. Cuando la felicidad vivía en mí y en nadie más.
Era egoísta si lo pienso bien, pero no estaba herida; nadie tenía ese poder.

Volvamos a los días en los que tenía el control de mis emociones. Nada me perturbaba, nada me sorprendía, nada me importaba.
El estoicismo se volvió mi armadura de todos los días. Me protegió del dolor y del sufrimiento pero también de mis sentimientos.

Volvamos a ese día en que mis emociones tomaron el control. Cuando mi felicidad me abandonó para buscar un nuevo hogar.
Cuando permití que mis sentimientos me hicieran dependiente de alguien más.

Desearía volver en el tiempo para cambiar ese momento, pero eso no es posible.
Mis emociones se liberaron y se niegan a volver a ser prisioneras.
Es hora de aprender a sentir sin depender de otros.
Es hora de hacer que la felicidad comience en mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s